Cuidando el ambiente

    Recomendaciones para ahorrar energía,

cuidar el medio ambiente y la salud

 Ahorrar energía y utilizarla más eficientemente implica un cambio de hábitos y actitudes que favorecen la economía familiar y protegen el entorno natural sin sacrificar o reducir nuestra comodidad y bienestar.

Algunos cambios de hábitos que resultan en un mayor cuidado de la energía y del medio ambiente son:

1.No usar el automóvil para distancias cortas. Caminar y, por ende, hacer ejercicio.

2. No cocinar con leña en el interior de la vivienda. En lo posible, reducir el uso al mínimo, debido al impacto en la salud, (enfermedades respiratorias), y para minimizar la tala de árboles.  

3. Comprar productos cuyos empaques o envases sean biodegradables. Bolsas de papel en vez de plástico. Bandejas de cartón y no de isopor o plástico duro. Botellas de vidrio en lugar de plástico.

4. No arrojar basura en los terrenos baldíos ni el los arroyos. Separar la basura en diferentes bolsas: vidirio, papel, orgánicos (resto de comida), plásticos.

5. Plantar árboles, especialmente alrededor de las casas. Plantar pasto, plantas y flores. La vegetación ayuda a moderar las temperaturas y a reducir el consumo de energía, porque desvian vientos fríos, dan sombra en verano, reducen el impacto de los rayos solares, aportan más oxígeno y reducen el bióxido de carbono en la atmósfera.

 6. Reducir al mínimo la quema de leña y/o carbón para calentar la vivienda, ya sea en chimeneas o braseros.

Productos reciclables

Es importante que usted conozca la regla de las cinco erres: respetar, rechazar, reducir, reutilizar y reciclar. Lo explicamos aquí brevemente: respetar nuestros recursos naturales, en bien de nosotros y del ambiente; rechazar los productos que dañan o alteran el ambiente, como aerosoles, envolturas de plástico metalizadas, de plásticos no reciclables, y preferir los productos y envolturas biodegradables, como las de papel y cartón; reducir el consumo que sólo es estimulado por la publicidad y elegir productos "amables" con el ambiente; reutilizar las bolsas de plástico, los envases de vidrio y el papel aluminio (las hojas de papel las debemos usar de ambos lados); reciclar el vidrio, latas, papel, periódicos, revistas y libros, entregando estos productos a las personas que los compran a domicilio o llevándolos a los depósitos de compraventa.

Si todos respetamos esta regla, podremos mejorar nuestro ambiente. Por ello, le damos enseguida algunos datos y sugerencias:

  • Reciclar 100 kilogramos de papel salva la vida de 7 árboles
  • Reciclar una tonelada de papel permite ahorrar 20,000 litros de agua
  • Reciclar aluminio (latas) representa un ahorro de 91% de la energía que se requiere para hacerlo nuevo, además de que evita una mayor contaminación de la atmósfera
  • Reciclar el vidrio permite ahorrar una tercera parte de la energía requerida para hacerlo nuevo

Prefiera los productos que sean reciclables y separe la basura en cuatro recipientes de la siguiente manera:

·         Papel (incluyendo el periódico)

·         Latas (botes de jugos, refrescos, etc.)

·         Vidrio (botellas, objetos rotos, etc.)

·         Basura orgánica (cáscaras de fruta, restos de comida, cascarones de huevo, etc.)

En esta forma, no sólo ahorrará energía, sino que también podrá obtener ingresos adicionales por la venta de algunos de estos materiales.

Además, le recomendamos:

·         Evite quemar cubiertas o basura a cielo abierto y, menos aún, en las calles o cualquier otro espacio urbano.

·         Utilice tela en vez de servilletas de papel para la limpieza. Recuerde la gran cantidad de árboles que implica la fabricación de papel.

·         Prefiera utilizar papel higiénico blanco, pues el decorado o de colores requiere muchas sustancias químicas para su elaboración.

·         Evite la compra de pañales desechables, pues además de no ser productos biodegradables, se convierten en focos de infección.

Pilas y baterías recargables.

Las innovaciones tecnológicas ofrecen alternativas más económicas para lograr el ahorro de energía y la reducción de gastos. Por sus ingredientes químicos, las pilas y baterías convencionales son altamente contaminantes para el suelo y el agua. Por ello conviene tomar en cuenta lo siguiente:

·         Una batería recargable sustituye aproximadamente a 100 desechables.

·         Se recomienda la compra de aparatos tales como calculadoras, relojes y otros que funcionen con energía solar.

 

Ahorre energia en: